Google+ GomitaTown :'): septiembre 2013

14 de septiembre de 2013

Historias III

  Nadie está seguro como ocurren las cosas. Él siempre creyó que las cosas ocurren por una razón y tienen una o más consecuencia, pero jamás, jamás de los jamases, creyó en el destino, aún cuando desconocía las razones. No creía en al amor a primera vista...

  Ella se acercó, con toda su belleza, inconmensurable. Nadie podía negarla por mucho que le gustaran otras cosas.

    -¿Te puedo morder los labios? -le preguntó- ¿ o es muy celosa tu chica?-.
 Él, en principio no supo qué contestar y se sonrojó. Luego empezó a esbozar una sonrisa.

    -Si no fuera celosa, quizá, no la amaría como la amo-.

  Ella soltó una sonora carcajada y se alejó sonriendo. A medida que se marchaba se detuvo y se volvió a mirarlo. Él se guía de pie allí. Pensando.

  Nadie parecía comprender que Federico no que quería una mujer para acostarse. Él quería una mujer con la que valga la pena despertarse. Para levantarse todos los días y tener algo porqué vivir.

  Él no creía en no elegir.


Entradas populares